El Niño Mago

Ayer estudiando
mi libro de magia,
aprendí el conjuro
del abracadabra.

Agité mi varita
sobre un sombrero de copa,
y cambió de color
todita mi ropa.

Seguí practicando
el abracadabra,
y se apareció
frente a mí una cabra.

Repetía y repetía
muy seguro el conjuro,
y apareció a mi lado
un enorme canguro.

De pronto volando
apareció una abeja,
y con mi varita
la convertí en oveja.

Ya vieron amiguitos
aprender el conjuro,
fue muy divertido
se los aseguro.



 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)