El Conejo Rabito

El conejo rabito
se metió en su huequito,
calentito se durmió.
De mañana despertó,
se comió su zanahoria,
y acabó con esta historia.

 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)